¿Por qué debo separar la materia orgánica?

La separación de la materia orgánica permite mejorar la eficiencia del tratamiento de residuos y reducir el volumen de residuos que llega a la incineradora. Además, la separación de los distintos residuos permite disminuir la contaminación atmosférica y la emisión de gases de efecto invernadero, que contribuyen al cambio climático.

¿Qué beneficios obtengo al separar los residuos orgánicos?

Uno de los principales beneficios de la separación de residuos es una transición hacia un sistema de economía circular en el que cerramos el ciclo de vida de los residuos y los convertimos en recursos. Una ciudad sostenible hoy es una ciudad mejor para las generaciones futuras. El éxito de la separación depende de la corresponsabilidad de todos y beneficia a toda la sociedad.

¿Qué pasa con los residuos orgánicos una vez que los he depositado en el contenedor marrón?

La materia orgánica se lleva a la planta de compostaje Konpostegi, donde se convierte en compost, un abono de calidad.

¿Qué hago cuando se me acaben las bolsas?

El uso de la bolsa compostable es una herramienta imprescindible para una recogida selectiva de la fracción orgánica eficaz y de calidad. Igual que las bolsas de basura normales, las bolsas compostables pueden encontrarse en cualquier supermercado.

¿Puedo tirar las cápsulas de café en el cubo de la orgánica?

En el cubo de la orgánica se puede tirar el poso del café, pero no las cápsulas, porque son de plástico o de aluminio.

¿Van los excrementos de animales domésticos y las arenas para gatos al contenedor marrón de la orgánica?

No. Los excrementos y las arenas para gatos van al contenedor de resto. Los excrementos no se pueden mezclar con los residuos orgánicos, porque pueden contener microorganismos que pueden permanecer en dichos residuos a pesar del proceso de compostaje. Para evitar riesgos sanitarios, hay que depositar estos residuos en el contenedor de resto. Las arenas para gatos tampoco se pueden mezclar con la orgánica, porque están hechas de materiales inorgánicos.

¿Por qué los pañales no se consideran residuo orgánico?

Aunque los excrementos y la celulosa que contienen los pañales sucios son orgánicos, los demás componentes no lo son. Al estar mezclados con el absorbente, son muy difíciles de separar y, por lo tanto, de reciclar. Por eso se considera que los pañales no son un residuo orgánico y se deben tirar en el contenedor de resto.

¿Por qué las servilletas usadas y los pequeños restos de papeles y cartones sucios de comida se tiran en la orgánica y no en el papel?

Tanto las servilletas como los pequeños restos de papeles y cartones se pueden tirar en el contenedor de la orgánica solo si están sucios de restos alimentarios. Se pueden depositar en este contenedor, porque tanto el papel como el cartón están hechos de celulosa, material vegetal biodegradable. No pueden ir a la orgánica si están sucios de productos no alimentarios, por ejemplo, de pintura.

¿Se incluyen como residuos orgánicos los tapones de corcho?

Sí, ya que el corcho también es biodegradable. Es un producto natural que proviene de la corteza del alcornoque y se trata sin usar compuestos químicos: se extrae la corteza del árbol y se hierve en agua dos veces antes de perforarla para hacer los tapones. Los tapones que no se incluyen son los que tienen origen sintético (están hechos de material plástico o silicona) y los que tienen una pieza de plástico en la parte superior.

¿Qué se considera pequeños restos de jardinería?

Se consideran pequeños restos de jardinería los ramos de flores, el césped cortado, hojas muertas y restos de hojarasca, pequeños tallos de plantas ornamentales, etc., siempre que sea en pequeñas cantidades. Se excluyen, por lo tanto, ramas y troncos leñosos, que hay que llevar a un punto limpio.